Duplas exitosas: lean six sigma y BPM

Escrito por Connie Vargas

¿Estás buscando metodologías para mejorar tus operaciones? Por qué iniciar una a una si puedes implementar dos con una sola iniciativa. Actualizamos este artículo para que tus operaciones estén en constante mejora.

Seguramente has escuchado las diversas metodologías que aumentan la productividad y la calidad de los negocios, entre ellas están: Lean Manufacturing (LM), BPM (Business Process Management), Six Sigma y muchísimas más; pero hoy nos enfocaremos en las mencionadas ya que estas apuntan a incrementar la producción, mejorar los procesos, reducir tiempos y costes, entre otros beneficios.

En algunos casos, encontramos que la mayoría de las empresas implementan en sus procesos de producción solo una de ellas. Pero quiero decirte que los mejores chefs tienen los mejores ingredientes en sus recetas, así que ¿por qué no implementar las mejores metodologías para ello? Conoce cómo puedes gestionar tus procesos y destacar por productos finales de calidad, a menor precio y más rápidos.

Índice de contenidos

¿Qué es Lean Six Sigma?

Para comenzar, definamos brevemente qué es Lean Six Sigma. Traducido al español como manufactura esbelta o producción sin desperdicios, es una metodología que mejora la eficiencia y le otorga valor al cliente. minimiza el uso de recursos y promueve el desecho de residuos que aportan poco o nada al proceso productivo para de esta manera darles valor a las tareas importantes.

Su importancia radica en que, según estudios, las empresas que implantan esta metodología reducen entre 20% y 50% los costes de compra, sobreproducción, tiempos de espera. Mejorando continuamente, permitiendo una eficiencia productiva y con trabajo simple.

Esta metodología adapta una filosofía que pretende, como te conté ahorita, reducir los defectos; lo hace tomando decisiones basadas en datos  y en el enfoque al cliente. Existen diversas tecnologías que pueden ayudar, mejor si ya has implementado algo de IA, Machine Learning, Big Data o alguna otra.

Por otro lado, su enfoque al cliente logra que cada esfuerzo se concentre en los usuarios finales, superando requisitos y expectativas. Este no solo se ha estructurado para alcanzar un máximo servicio al cliente, sino lo ha hecho para resolver problemas con herramientas específicas a través de la optimización de procesos. Pues, cada defecto o cada error en la forma de desarrollar la operación está basado en la deficiencia en los procesos. De ahí la importancia del levantamiento de procesos. 

Beneficios de implementar Lean Six Sigma a tus procesos

Para la metodología LSS, está presente la efectividad, eficiencia e innovación:

  • Mayor calidad
  • Menor mano de obra
  • Disminución de desperdicios
  • Mejoramiento en la eficiencia de producción
  • Reducción de tiempos de entrega y espera
  • Disminución de costos de producción
  • Procesos ordenados
  • Mejora continua

Aplicar LM involucra aún más beneficios, que, estamos seguros, en conjunto con BPM son una bomba de éxito y ventas increíble.  Si quieres leer sobre la gestión de procesos de negocio,  en una versión macro, puedes leer todo lo que hay que saber sobre BPM aquí

En resumen, esta metodología, a través de la mejora de los procesos, reduce el desperdicio, mejora la eficiencia y aumenta la atención al cliente. La metodología de Lean Six Sigma es la clave para el éxito.

¿Cómo saber si puede funcionar? Básicamente, como primera medida identifica un área donde exista un problema de proceso. Mide e identifica por qué puede darse este problema y piensa en una posible solución para corregirlo. Esto nos permitirá saber si la empresa está operando a unos cuantos sigma en promedio; lo que nos ayudará a conocer si implementar esta metodología puede funcionar en la reducción de defectos y errores.

Recuerda las etapas: definir, medir, analizar, mejorar y controlar.

¿Ya implementaste Lean Six Sigma y BPM?

¿Por qué lean six sigma y BPM juntos?

Tener un negocio exitoso y de valor agregado supone estar dotado de características que mejoren su éxito en el entorno que están. Por ello, contar con estándares de calidad, obtener una mayor productividad, brindar motivación interna entre colaboradores, ofrecer mayor respuesta a clientes y proveedores, disminuir costos y residuos, automatizar procesos, monitorear el rendimiento de procesos, es tarea para el LS y la gestión de procesos de negocio.

Con BPM es posible comprender a fondo los procesos y medirlos, pero en compañía de LSS, tendrás el mecanismo para mejorar el rendimiento. Si se combinan ambas, por un lado, obtendrás la metodología para priorizar los proyectos y cerrar las brechas; reducir la variación del proceso y mejorar la capacidad del proceso; además de la metodología Six Sigma, hay un énfasis en eliminar el trabajo sin valor agregado .

BPM y LS integran actividades específicas y se complementan entre sí en sus propias disciplinas.  Las mejoras en tiempo real con LM y la automatización de procesos con BPM integran una solución casi que perfecta para dinamizar tu propuesta de negocio:

Razones para implementar LSS+BPM

• Con BPM es viable alcanzar y medir objetivos estratégicos que faciliten la optimización de procesos, a la vez que con LSS es posible reducir los tiempos de este, lo que permite que automáticamente disminuya su costo de producción. Una opción para trabajar en conjunto es apoyarse de la gestión de procesos de negocio como la base de ese enfoque de perfeccionamiento continuo, y aprovechar las opciones que tiene Lean como técnica de mejora.

• Para implementar correctamente el conjunto de herramientas que ofrece BPM esta debe estar acompañada de una metodología comprobada para tener éxito. BPM define, diseña, implementa y optimiza, y LSS lo complementa al tener la posibilidad de aprovechar sus principios de mejora de eficiencia y eficacia, es decir, la reducción de residuos y disminución de tiempos.

• Administrar y optimizar mejor los procesos es tarea para BPM y Lean Manufacturing pues tienen objetivos en común.  Por un lado, para implementar LSS requiere mucha mano de obra que reúna e implemente los controles recomendados, lo que no es apuro para BPM, cuyo control, automatización y recopilación de datos permiten ejecutar esta tarea fácilmente.

• En algunas ocasiones BPM lucha por identificar qué procesos son la prioridad esencial, que problemas son los más críticos para el negocio y cómo resolverlos en un punto determinado. Para ello, LSS tienen una ventaja en este aspecto, que a través de diversas herramientas esta identificación es un trabajo más riguroso.

• Algunas herramientas de LSS son útiles en el apoyo de tareas de modelado de BPM, las cuales contribuyen a entender áreas claves de la compañía y cómo estas brindan mayor valor. Por ello, LSS brinda una visión de fallas a tener en cuenta en el proceso, dado que, en caso de no tenerlas presente, el equipo BPM podría encontrar fallas y dificultades al no conocer en dónde se deben centrar sus esfuerzos de modelado.

• La herramienta de simulación de procesos BPM brinda datos globales de este, pues en lugar de esperar semanas por ello, un proceso LM analiza la información de rendimiento proyectada de un sistema BPM para mejorarlo posteriormente.

• Sin duda, se nos han pasado algunas razones por las cuales es beneficioso combinar estas metodologías para mejorar continuamente los procesos y tiempos. Los pilares de Lean Manufacturing contribuyen a crear mayor calidad a costos bajos y tiempos de entrega reducidos y eficaces; por otro lado, con la gestión de procesos de negocio o BPM, es posible mejorar la productividad, mejor servicio al cliente, aumento del rendimiento, entre otros.

Por ello, estas 2 metodologías son, sin duda, una pareja funcional y fuerte que te posibilitarán un negocio rentable, eficiente y productivo.

¿Con qué metodología de mejora continua te quedas? ¿Conoces algún otro beneficio que no sepamos? ¡Háznoslo saber!